Translate

martes, 26 de enero de 2016

OKUPAS EN LA TERRAZA


Hace unos meses, sería a principios de Junio, tuvimos oKupas en la terraza de mi casa. Llegaron, miraron, les gustó lo que vieron y decidieron que se quedaban… Así, tan campantes… Y es que habían descubierto encima del aparato de aire acondicionado y en el huequecito existente entre éste y la pared, el loft ideal, con vistas, para instalar en él su nidito de amor.


Digo lo del nidito de amor, porque creo que eran pareja. Una blanca, muy blanca y la otra azul y gris, Yo no me había dado cuenta de nada hasta que un día, estando en mi dormitorio, con la ventana abierta, oí un ruidito contínuo, una especie de runruneo, un gorjeo que me llevó a sospechar que había huéspedes inesperados en las alturas de la terraza...Y efectivamente, cuando salí, una paloma blanca salió volando desde el lugar donde está situado el aparato... y cuando estaba ya debajo de él, otra de color azul salió también disparada, casi rozándome la cabeza, y dándome un susto de muerte...


Y tonta de mí pensé que las asustadas habían sido ellas y que había quedado claro, con mi precipitada salida, que en mis dominios no se iba a instalar la pareja por muy mensajeras de la paz que sean...Porque, además, esa es otra, la parejita resultó ser guerrera, y unas horas después ya estaban otra vez encaramadas en todo lo alto... Ni la tercera vez, que ya salí con un cepillo, a ver si así conseguía infundirles más respeto, logré que se fueran definitivamente, porque, al cabo del rato, estaban allí las dos, de nuevo, tan a gustito...


Pensé en todo, claro, para espantarlas y evitar por todos los medios que anidaran en la terraza, ya no sólo por la suciedad y los posibles desperfectos que hubieran podido ocasionar en el aparato de aire acondicionado, sino porque una vez hecho el nido y no te digo ya si hubieran puesto los huevos, entonces sí que hubiera sido incapaz de echarlas. Qué pena, por dios!. Así que, descartadas las bolsas de plástico o los CD colgando, tan antiestéticos y demás parafernalias, me encaramé en lo alto con dos cajas de zapatos: una del tamaño XL para botas y otra normal y rellené con ellas el hueco existente de tal forma que no cupiera ni un alfiler... Y ahí ya se acabó. Bueno, se acabó hasta que un día de estos de ciclogénesis explosiva, las cajas se fueron a tomar viento, nunca mejor dicho, y, oye, que no me dió tiempo ni a darme cuenta, pues cuando salí a recogerlas, ya estaban las dos otra vez allí... Y es que yo estoy convencida de que espiaban desde el edificio de enfrente, esperando que llegara su oportunidad...


Así que, dada la insistencia de la parejita en volver, volver, vooooooolveeeeeerrrrrrrr..., rellené las cajas  de zapatos con revistas antiguas, y las volví a colocar en su sitio, no sin cierto temor a que si volvían a volarse, esta vez descalabraran a cualquiera que pasara por la calle, o que, por el contrario, si no se volaban, las compis de las susodichas, me organizaran un scratche en la baranda, reivindicando el derecho de sus amigas a instalarse en mi terraza... Y desde entonces me acuerdo de Hitchcock y miro siempre de reojo a través de los visillos de la ventana, a ver si, donde en principio había dos palomas, de repente aparecen cuatro, y a los diez minutos ya hay seis, y a la media hora, once....

Ay, dios!!!
Pero bueno, la sangre no ha llegado al río y la cosa está tranquilita. Ellas siguen volviendo y, en un principio las veía, desde dentro, intentando colocarse en su sitio, algo ya imposible porque no les quedaba hueco alguno. Cuando ya se han dado cuenta de que sus esfuerzos son en vano, de vez en cuando se dan una vueltecita y recorren toda la baranda, mirando al aparato ( lo digo en serio ), y moviendo la cabeza de un lado a otro como si estuvieran buscando otro rinconcito donde meterse... Y a mí se me eriza el pelo, hasta que las veo marcharse..., aunque, francamente, no me importaría nada que, de vez en cuando, trajeran a alguna de sus amigas "top model" que he visto por ahí y se dieran tambien sus paseítos por la baranda, luciendo tipín y modelazos de Haute Couture...Y eso ya sería otra cosa...





Estas "bellezas" y muchas más de sus características pueden encontrarse en el enlace que dejo a continuación, y que yo guardo aquí, como siempre, para mi curiosidad y la de los que me visitan...   Palomas Fashion Daily Mail


My God !!!
 Así sí que sería divertido mirar de reojo a la barandilla de mi terraza... O no. No sé, no sé...


Esta entrada pertenece al blog: " La caraba en bicicleta", cuya autora es Monni Della Hesk. Si la copias, al menos, añade su enlace. Así de fácil: http://lacarabaenbicicleta.blogspot.com.es/

1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.