Translate

viernes, 23 de enero de 2015

¡¡FELIZ AÑO 2015!!


"Defender la alegría como una trinchera, defenderla del escándalo y la rutina, de la miseria y los miserables, de las ausencias transitorias y las definitivas..."


"Defender la alegría como un principio; defenderla del pasmo y las pesadillas; de los neutrales y de los neutrones, de las dulces infamias y los graves diagnósticos..."


"Defender la alegría como una bandera, defenderla del rayo y la melancolía, de los ingenuos y de los canallas, de la retórica y los paros cardiacos, de las endemias y las academias..."


"Defender la alegría como un destino, defenderla del fuego y de los bomberos, de los suicidas y los homicidas, de las vacaciones y del agobio, de la obligación de estar alegres..."



"Defender la alegría como una certeza, defenderla del óxido y la roña, de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo, de los proxenetas de la risa..."

"Defender la alegría como un derecho, defenderla de dios y del invierno, de las mayúsculas y de la muerte, de los apellidos y las lástimas, del azar... y también de la alegría."


_________________________________________________________________________________


Pués sí, defender la alegría. Ese es uno de mis deseos para este año que comienza. Mario Benedetti lo resume perfectamente en el poema cuyas frases he transcrito más arriba. Defender la alegría de verdad. Fuera de parafernalias y falsas apariencias con las que que muchos encubren su vacío interior y su soledad. Felicidad de artificio, que, a veces, se confunde con la bulla, el jaleo y la fiesta, que también están muy bien, pero que si se quedan sólo en eso, cuando todo se acaba, dejan un cierto poso de decepción y desconcierto.


Defender la alegría, sabiendo disfrutar de las cosas sencillas de cada día y tratando de ver lo bueno de la gente que nos rodea, aceptándolos como son, o manteniéndonos a suficiente distancia, si su relación es demasiado absorbente y nos anula o contamina.


   Defender la alegría, intentando cumplir lo mejor posible con nuestro trabajo, conociendo nuestras limitaciones y sabiendo parar a tiempo, sin dedicarnos a él de forma exclusiva y compartiéndolo con otras cosas que nos llenen y complementen en otras facetas de nuestra vida.
Defender la alegría, siendo tolerantes, amables y cariñosos..., que hay que ver lo que nos cuesta, a veces, dar un abrazo... Defender la alegría de los sinsabores, los malos rollos..., incluso del dolor, intentando no perder nunca la esperanza.
Defender la alegría, potenciando el humor, relativizando, siendo positivos, compartiendo los buenos y los malos ratos... 

En definitiva, defender la alegría para hacernos más fácil la vida...




¡¡FELIZ AÑO 2015 !!




  

4 comentarios:

  1. Pues sí Monni, hay que intentarlo, buen propósito.
    Un abrazo y Feliz Año Nuevo!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡ Feliz Año Nuevo, chicas !!... Un fuerte abrazo para cada una.

    ResponderEliminar