Translate

lunes, 22 de diciembre de 2014

DETALLES NAVIDEÑOS



Bueno, pues ahora sí. Ya estamos en Navidad. Ha sido encender la radio del coche esta mañana y oir la cantinela de los niños de San Ildefonso cantando los números de la Lotería Nacional, y ponérseme ese cuerpecito de vacaciones, alegría e ilusión  que siempre han tenido para mí estas fiestas... Unas fiestas que cada vez lo son menos, la verdad, debido a ese afán consumista que las va adelantando un poco más cada año, y hace que tengamos en los grandes almacenes y supermercados, productos  navideños de todo tipo, desde mucho antes de Todos los Santos. Y eso me molesta, porque, al final, esas cosas que hacían para mí especiales estas fiestas, a fuerza de anticiparlas tanto y repetirlas,  casi he terminado por aborrecerlas.

Así que no he querido ni oir hablar de polvorones, mantecados o turrones hasta hoy. Ni de adornos navideños. Por no hablar ya de comidas de Navidad, sobre todo de la del trabajo, en la que el Viernes, sin ir mas lejos, los esfuerzos por estar agradable y acorde con el "hermanamiento" y la fraternidad que se supone deben presidir estas fiestas, estuvieron a punto de indigestarme el postre, por cierto, una tarta de chocolate estupenda...
¡Con lo bien que se está en casita!
Y de eso es de lo que yo vengo a comentar en esta entrada, a modo de continuación de la anterior. De esos detalles pequeños que sirven para dar, estos días, un toque especial a nuestra casa, haciéndola más elegante, divertida y acogedora. Y como se puede ver por las imágenes que traigo aquí, tampoco es necesario demasiada parafernalia. Eso sí, como siempre, tiene que haber imaginación y ganas de disfrutar de lo poco o lo mucho que tengamos, con el deseo siempre de hacernos la vida, a nosotros mismos y a los demás, un poco más llevadera y fácil.


A veces, sólo son necesarias unas plantillas con los motivos navideños que más nos gusten, apretarlas contra el cristal de una ventana o de una puerta, rociar por encima un spray..., y,¡voilá!, al despegarlas se habrá producido el "milagro". Eso..., si no queremos utilizar los vinilos, que también los hay, y son, si cabe, todavía más sencillos de instalar, siempre que vayamos con mucho cuidado y paciencia. 

Así, de una forma tan sencilla, y con tan poco gasto, podemos hacer que la magia y la ilusión de la Navidad entre por nuestras ventanas, contribuyendo a crear ese ambiente de intimidad, recogimiento familiar y alegría, propio de estas fiestas.
 Detalles tan simples como las típicas bolas de navidad, de distintos colores y tamaños, cayendo en cortina, asimétricamente, delante de las ventanas,de modo que cuando la luz del sol se refleja en ellas, parecen auténticos arco iris; señales dejadas ahí, a propósito, para que Papa Noël y los Reyes Magos se fijen en ellas y no pasen de largo, dejándonos  en casa todo aquéllo que deseamos.


Cintas de todos los colores, figuritas variadas pendiendo de ellas, e ilusión, mucha ilusión por hacer de cualquier rincón de la casa, un lugar alegre y mágico, en unos días cuyos principales protagonistas son los niños..., y no tan niños, porque los mayores también disfrutamos como ellos, jugando al misterio y a la sorpresa mientras contribuímos a mantener la tradición y los buenos recuerdos.

Bolas de Navidad, delicadas, festivas y alegres que nos ayudan, al menos por unos días, a ver la vida a través de ellas, de un color más agradable y amigo.

Bolas de Navidad, a las que hace ¡¡¡tres años ya!!!, dediqué una crónica en el CrochetingClub, mi crónica fetiche, tras la cual me queda poco más que decir sobre ellas, y de la que aquí dejo el enlace, como recuerdo: "Navidad en Bolas"

Detalles de Navidad. Pequeños detalles que nos ayudan a mantener viva la ilusión y el recuerdo. Rincones sencillos y amables que contribuyen a crear ese ambiente acogedor y festivo, especial y mágico que rodea a estas fiestas.
Y como me gustan tanto las bolas de Navidad, no puedo finalizar esta entrada sin ofrecer a mis visitantes, un surtido de ellas, una bandejita, para que escojan la que más les guste y se la lleven de recuerdo...o  ¡¡¡se la coman!!, porque, son de dulce, igual que los otros detallitos que las acompañan...
Sin pasarse, eh?
¡¡FELIZ NAVIDAD!!

6 comentarios:

  1. Bueno, bueno... como compre bolas de Navidad que se comen, no sé donde voy a meter lo que ya me he comido, buaaaaaaaa

    Monni, Feliz Navidad!!!! Abrazos todo el año, graaacias! ;)

    ResponderEliminar
  2. Gaveeee!!!!...Para tí, todas las bolas de Navidad que quieras, GRA-TIS!!!...Un abrazo y Feliz Navidad!.

    ResponderEliminar
  3. Peeeee---Kaaaaaaa!!!!!!... Felicidades!!...Déjame algún reno eh?...Ja, Ja. Besos.

    ResponderEliminar
  4. Monniiiii que está ya a puntito de largarse este año por fiiiiiiiiin!!! :))
    No será por darle la bienvenida el año nuevo, he celebrado el año australiano en el aperitivo, me tomaré las uvas creo que dos veces, así que el 2015 venga bueno o reclamamos!!!

    Feliz año nuevo Monni! Un abraaazo! Muaccs

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.