Translate

domingo, 19 de julio de 2015

LA PLAYA


No es la primera vez que en mis "paseos" por internet, tengo encuentros inesperados con artistas pertenecientes a distintas especialidades, para mí hasta entonces, unos auténticos desconocidos, que me dejan boquiabierta con su imaginación, su técnica, y su habilidad para manifestar los sentimientos y emociones que les inspiran las cosas más cotidianas, convirtiendo éstas en algo especial y diferente, máxima expresión de ese Alma que nos distingue a los seres humanos del resto de los seres vivientes.



Si el año pasado, recorriendo tranquilamente la orilla de la playa, pude disfrutar de la compañía de dos pintores rusos: ALEXANDER AVERING y WLADIMIR VOLEGOV, de los que me sorprendió su realismo, perfección y naturalidad, esta vez ha sido un pintor español, y para más señas, de Punta Umbría ( Huelva ), el que me ha quedado pasmada. Se trata de ANTONIO CAZORLA ( Septiembre de 1971 ), y a su obra pertenecen todas las imágenes de esta entrada:  paisajes pintados al óleo y que destacan por su extremado realismo, por su verdad.

Parece mentira que sea posible reproducir con tanta exactitud y de una forma tan natural, la realidad de lo que uno ve, hasta el punto de hacer que los demás lo puedan ver también y tal cual, sin exageraciones o distorsiones, con el color y la luz idénticos que recuerdas de esos paisajes que has vivido  y que te acompañan siempre, vayas donde vayas...

Y eso es lo que me ha llamado la atención de estos cuadros: que me devuelven, fielmente, la imagen de las playas que yo más conozco; playas del Sur de España, de la costa atlántica; inmensas playas de arena finísima; algunas, casi vírgenes, repletas de dunas pobladas de matorral, desde las cuáles y a modo de atalaya, puede divisarse la inmensidad del Océano que las baña.

Y me quedo sorprendida por la perfección con que está pintada la arena, tanto que cuando la veo me dan ganas de pisarla para comprobar que no es real, porque, a medida que la miro, siento como se hunden en ella mis pies y noto su calidez y suavidad, llegando a pensar que algunas de las huellas que se dibujan en ella, son mías, de lo recientes que parecen, mientras observo como, al fondo, la marea baja, dejando su rastro de agua sobre la arena mojada.
A veces, la brisa o el viento, arrastran la arena y la alisan, haciendo aparecer en la superficie: piedras, conchas, pequeñas ramas y arbustos que se cimbrean con el viento, expandiendo el aroma de sus flores... Y, a lo lejos, el mar, ese Oceano inmenso que todo lo abarca, con sus distintas tonalidades de color azul, a medida que el sol avanza. Y ese cielo raso, lleno de luz, radiante, mientras la marea sube y las olas van cubriendo la playa, o, a veces, como ocurre arriba, cubierto de cierta neblina, mientras la marea baja.

Playas en las que todavia se encuentran: caracoles, caracolas y conchas, que el pintor ha ido recogiendo en fuentes de cerámica o en jarrones de cristal, para inmortalizarlos, y poder revivir y hacer vivir a los que los contemplamos, los inocentes juegos de nuestra infancia, cuando con un cubo de plástico y una pequeña pala, recorríamos la orilla del mar en busca del ejemplar más bonito y más perfecto...Yo creí que los míos los había perdido, después de tanto tiempo, y resulta que los he encontrado de nuevo, en estos cuadros. Son exactamente los mismos, o, al menos, es así como yo los recuerdo.
 

El artista no sólo dedica su obra a  mostrar los paisajes marinos de su tierra natal, también pinta retratos y figuras humanas, siendo el cuadro de más abajo, un ejemplo donde se mezclan todos los elementos que le caracterizan.
Maravilloso el cuerpo del niño, su cabeza, el pelo, su piel, los brazos, los hombros, sus piernas... Impresionantes las olas rompiendo suavemente en la orilla. Increiblemente reales los brillos y reflejos sobre el suelo de arena mojada, los pequeños rastros de espuma, las piedrecitas semienterradas, ese cielo inmenso que empieza a teñirse de rosa con la luz del atardecer...  Todo tan natural, tan de verdad, que siento que el niño se va a volver, de un momento a otro, para decirme que ya no se baña... 
                                           Y es que el sol está cayendo y empieza a hacer fresco...

                                                                ¡¡Hasta la próxima!!       


Pinchar aquí para saber más sobre ANTONIO CAZORLA

...Y aquí, para disfrutar"en vivo" de las maravillosas playas de Huelva, pintadas por el artista: Punta Umbría, La Antilla, El Rompido...(recomiendo darle al audio para oir, a la vez, la canción de fondo: "Por la Bahía" de "Los Cantores de Hispalis". Me encanta )

1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.