Translate

viernes, 25 de marzo de 2016

BAILARINAS III


Realmente, mi intención ha sido, desde el primer momento, dedicar una entrada a las bailarinas como calzado, pero visto lo visto, si me descuido, acabo hablando de todo menos de ellas. Aunque es verdad que a mí me gustan los "mix", las mezclas e interrelacionar unos temas con otros, dentro de un mismo contenido, y precisamente éste es uno de los que puede dar más de sí, ya que las bailarinas de verdad, las de carne y hueso, aquéllas que hacen Arte con su cuerpo en movimiento, han sido y son la fuente de inspiración de muchos artistas de muy diversas disciplinas.


Y cuando hablo de artistas, lo hago en el sentido amplio del término, considerando como tales a todos aquéllos que son capaces de  crear algo único y especial, aplicando la imaginación, la técnica, la habilidad y/o el ingenio. Me estoy refiriendo, por tanto, no sólo a los que cultivan las Bellas Artes, sino también, a los artesanos de la piel, el barro, la madera..., a los diseñadores, e incluso, a los "habilidosos", esos que con una simple hoja de papel, un alambre, un botón o una botella de plástico, convierten cualquier cosa en algo mágico y diferente. 



Y un ejemplo de ello son estas bailarinas, hechas de papel, para colgar del techo, convirtiendo cualquier rinconcito de la casa, especialmente la habitación de las niñas, en el refugio ideal para sus juegos infantiles y su mundo de ensueño. Una idea muy original porque verdaderamente parecen que dancen en el aire. Delicadísimas. Hechas con mucho gusto y esmero. Preciosas.



Las hay de todo tipo y a cada cual más original y bonita. Da lo mismo que sean para colgar que para ponerlas encima de cualquier repisa. Las guirnaldas y las estatuillas de abajo, me parecen una pasada. Son el ejemplo típico de la magia de la sencillez.



Bailarinas fabricadas de alambre, de pasta y/o papel, con el vuelo de sus faldas cortas o largas al viento. Fragilísimas figuras que parecen moverse al son de una orquesta invisible que toca sólo para ellas y las hace danzar continuamente, sin descanso, llenando de alegría y colorido cualquier lugar de la casa.

 Video tutorial ofrecido por Bricoydeco
Hermosas filigranas hechas a mano con útiles caseros, capaces de devolvernos, aunque solo sea en el instante de mirarlas, la ingenuidad y ternura de nuestra niñez. Pequeños detalles que demuestran  la imaginación, sensibilidad y destreza de quien los realiza y sobre todo, el esfuerzo por sacar de la nada, algo bello y original con lo que alegrarnos la vida y, de paso, alegrársela a los demás.

Dios mío! Muero por cualquiera de ellas!!
Y hablando de artesanía, bailarinas y diseño, no puedo dejar de mencionar ( por fin !!!! ) el calzado que lleva ese nombre, precisamente por su similitud con las zapatillas usadas en las representaciones de ballet clásico desde principios del siglo XIX. Se trata de un calzado plano, ideal para llevar con ropa corta, pantalones pitillo o leggins, y del que existen distintas variedades conocidas con el nombre de "manoletinas", "merceditas", "francesitas" o "parisinas", cada una con su punto de diferencia. 


Así mientras las bailarinas propiamente dichas apenas si tienen suela lo que, por un lado las hace más flexibles pero por otro, más incómodas al no proteger el pié de los impactos del suelo, las "manoletinas", cuyo nombre se debe a los zapatos planos usados por el torero Manolete en sus corridas, también son planas y con la punta redonda, si bien tienen la suela más dura, por lo que suelen resultar más cómodas. Las "merceditas", son las que tienen una trabilla por encima del empeine y se abrochan a un lado con un botón;  las "francesitas" o "parisinas", llevan un fino lacito de cordón en la punta



Aunque también es verdad que no es raro encontrar en un mismo modelo eso que las distingue a una de otras, de ahí que se simplifique el asunto llamándolas a todas bailarinas..., pero que quede aquí arriba constancia de la diferencia, para las mas fashionistas.




El remate final de esta entrada no podía ser otro, máxime cuando hace tres días ( el 22 de Marzo ), fué el segundo aniversario de este blog, y yo soy muy de celebrar estas cosas, así que nada mejor para ello que una bandeja de cup cakes coronados de bailarinas ...


...y una tartita para rechuparse los dedos: la llaman "Pavlova", en homenaje a la bailarina universal Anna Pavlova y es un delicioso pastel hecho de merengue, cuyo origen se disputan los habitantes de Australia y de Nueva Zelanda. Hay montones de recetas de ella por la Red, a las que me remito. Yo, de momento, me quedo con ésta, para mi disfrute y el de todos los que me visitan.

¡¡Diossssss!!

                                                      Algunas es que se tiran de cabeza, vaya!!!....

¡¡¡ Señor.., Señor...!!! 



Esta Entrada pertenece al blog “La caraba en bicicleta”, cuya autora es: Monni Della Hesk. Si la copias, al menos, añade su enlace. Así de fácil: http://lacarabaenbicicleta.blogspot.com.es/

2 comentarios:

  1. Arriba dejo constancia de la tarjeta de visita que me ha dejado, a su paso por este blog, el que tiene ahora mismo en sus manos las esperanzas e ilusiones de la afición madridista...

    Enhorabuena y a por todas, que todavía queda!!!

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.